Home

Nigel Mansell-Gp de Monaco 1984

Un Mónaco bajo la lluvia es tan duro y inolvidable como suena. Adam Cooper habla sobre un hombre que vio como una primera y epica victoria se le escapó entre las manos. Publicado en la revista Motorsport en el numero de noviembre de 2001. 

A Nigel Mansell se le escaparon tantas victorias de las manos que se podía hacer un ranking, aunque él mismo ha declarado en alguna ocasión que el campeonato que perdió en 1986 fue su peor momento, hoy abordaremos otro momento.

De las muchas carreras en las que algo falló en el peor momento, queda en la memoria el Gp de Mónaco de 1984, una carrera que podía haber sido la primera victoria de Nigel(y que victoria N.d.T.). Era la primera vez que lideraba un GP y acabó en lágrimas. Literalmente.

“Fue al principio de mi carrera”, recuerda ”pero es como si fuera ayer. El Lotus no era tan malo, pese a que no era tan rápido como los favoritos. Obviamente el McLaren era muy muy fuerte, y el Williams también. Nosotros teníamos un buen balance, o al menos un balance razonable”

Atacando al líder Prost

Muchos coinciden en que Mansell hizo un trabajo brillante calificando el Lotus segundo para la carrera sólo por detrás de el McLaren de Alain Prost. Entonces llegó una tormenta épica sobre el principado,el domingo el trabajo consistirá en acabar la carrera.

“Mónaco es un circuito muy especial en el que sobre todo en condiciones de lluvia tienes que ser un valiente y un poco estúpido para ser rápido. Es probablemente el peor circuito para correr en mojado del mundo porque en el resto tienes escapatorias”.
“En Mónaco estas acorralado, tienes guardarrailes por todos los lados y pocas escapatorias, que en realidad son muy deslizantes. Como pierdas un poco el control del coche, a menos que ya estes apuntando al ápice vas a golpear algo. El 90 por ciento de las veces que pasa te chocas con algo”

Y eso fue exactamente lo que muchos otros pilotos hicieron ese lluvioso Gp de Mónaco. Los Renault de Warwick y Tambay abandonaron en la primera curva. Otros grandes nombres iban cayendo bajo las duras condiciones.

“Fue la carrera más extraordinaria, muchos coches abandonaron. Recuerdo que estaba enfrascado en una buena lucha con Alain Prost. En una vuelta, casi pierde el control de su zaga saliendo del tunel, levanto y me colé, estaba lider y tirando”

Estaba en la vuelta 10, y todo indicaba que la carrera se acabaría corriendo a dos horas porque el ritmo era muy lento, a Nigel le quedaba aun un largo camino.

“me concentraba sobre todo en aguantar sobre el circuito. La concentración era máxima, y solo podía pensar en eso: intentar escapar de las barreras, porque cada vuelta que daba me encontraba uno o dos coches nuevos accidentados.
Cuando llegue al liderato estaba eufórico, pero más concentrado en no salirme. realmente no me importaba en qué posición estaba, era más importante aguantar en pista,y como comentaba, cada vuelta te encontrabas con nuevos restos de coche que esquivabas como podías. Entonces, subiendo a Massenet perdi la zaga….”

Lagrimas en la lluvia

Había estado en cabeza solo cinco vueltas cuando el Lotus golpeó las barreras llegando a Casino. Todo coraje, Nigel intento seguir, pero el alerón trasero estaba colgando y el triángulo de la rueda trasera derecha miraba a Cuenca. En Mirabeau el renqueante Lotus vuelve a resbalar y aqui si que se acaba la historia de Mansell en este Gp de Monaco 1984. De vuelta a boxes, Mansell habla claro sobre el accidente:

“Es un poco extraño, pero observamos que si pisas las líneas viales blancas en condiciones de mucha agua aparece aquaplaning, en esa época no se pintaba con antideslizantes(N.d.T Ni ahora en muchos sitios para desgracia de los motoristas).
Fue un disgusto importante, pero el mejor consuelo cuando tienes un accidente es poder salir del coche. Si miras los coches de la época, nuestros pies estaba a una palmo de el morro del monoplaza. Lo último que queríamos era tener un accidente, porque te podías hacer daño. Toda esa gente que dice que aprietas mucho, o estas haciendo esto o lo otro realmente no sabe de qué habla. Lo último que quiere un piloto es hacerse daño”

Si hubo algún dolor en el accidente de Mónaco, seguramente fue auto-infligido.

“no estaba muy enfadado conmigo. Sabía lo que había pasado. Tienes suerte en tu camino o no, si no hubiera habido el accidente en la primera curva y Niki Lauda no se hubiera salido probablemente no hubiera liderado la carrera. Casi todos acabaron saliendose, me queda el consuelo de ser uno de los últimos”

Pese a todo la “excusa” de la linea blanca se convirtió en parte de la leyenda de Mansell.

“Creo que la prensa en la época no fue muy limpia diciendo-¡Vaya excusa más mala!-
yo solo quiero puntualizar que después ha pasado muchas veces, y muchos pilotos han tenido accidentes por esta causa. También tengo que decir que una rueda la encontramos pinchada, pero todavía no hemos podido averiguar si fue por el impacto o por pisar restos de otros coches…
Fue muy desafortunado para mi desde el punto de vista de perder la carrera y tener el accidente, pero lo que fue realmente frustrante fue ver que la carrera se paraba pocas vueltas después, se dieron la mitad de puntos y Alain Prost proclamado ganador, fue definitivamente la gota que colmó el vaso”

La crítica de la prensa le hizo daño durante mucho tiempo, pero ahora que le toca a él ser el plumilla lo tiene claro:

“Una cosa de la que estoy orgulloso es de dar el beneficio de la duda. Puedo ser duro con los pilotos, pero tengo que tenerlo muy claro antes de decir nada”

Mansell nunca gano un Gran Premio con Lotus, y 16 meses después consiguió su primera victoria para Williams en Brands Hacth. Pero la mala suerte continuó persiguiendole incluso cuando llegaban las victorias:

” la única vez que recuerdo golpear el volante muy fuerte y estar increíblemente frustrado fue en Estoril en 1991. Estaba liderando la carrera y con opciones al título cuando después de un pit stop salí con tres ruedas en vez con cuatro. Creo que cualquier piloto se sentiría frustrado en esa situación”
“Y recuerdo la carrera del 87 en Hungría cuando estaba 19 segundos delante de Piquet, y ya viste en el televisor las tuercas de mi rueda salir volando y otra vez estaba en tres ruedas. Otro lo hubiera dejado estar. Y hay unas cuantas más…”

Atacando al líder Prost

2 pensamientos en “LA DELGADA LÍNEA BLANCA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s